Desde el año 1998, todos los 11 de octubre se conmemora el Día Latinoamericano de lucha contra la Obesidad, por iniciativa de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obesidad (FLASO). Esta fecha se pensó con el fin de dar respuesta a la preocupación de la comunidad médica sobre el aumento de los índices de sobrepeso y obesidad de cara al siglo XXI.

De qué hablamos cuando hablamos de obesidad

La obesidad es una acumulación anormal o excesiva de grasa en el cuerpo que puede ser perjudicial para la salud general. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016 más de 1900 millones de adultos tenía sobrepeso y cerca de 650 millones eran obesos.

El mayor de los problemas es que, como consecuencia, cada año mueren unas 2,8 millones de personas a causa de estas afecciones. Por otro lado, las complicaciones derivadas representan los riesgos más graves para nuestra salud, entre ellos, la posibilidad de padecer enfermedades como la diabetes e hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, aumento del colesterol o problemas físicos como la lumbalgia y la cervicalgia.

Si bien la genética, la predisposición hormonal y el metabolismo pueden jugar cierto rol como causantes, el desencadenante principal es el desbalance energético del organismo, es decir, ingerir más energía calórica de la que gastamos durante el día. Por eso, desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID)  creemos que contar con información es la mejor manera de prevenir.

Cambio de hábitos

La prevención debe centrarse en el reemplazo de ciertos hábitos de vida por otros más saludables, principalmente cambiar dietas alimentarias calóricas e inadecuadas con altos contenidos de grasa y carbohidratos por otras que nos brinden los nutrientes esenciales para el cuerpo humano. No implica reemplazar esas comidas por completo, sino reducir su cantidad para hacerlo equilibradamente.

El sedentarismo es otro factor importante: el cuerpo debe realizar un poco de actividad física cada día para equlibrar su ingreso y egreso de energía (como parámetro, la OMS recomienda al menos dar 10.000 pasos por día). Salir a caminar o prácticar un deporte semanalmente son algunas opciones para ello.

Por supuesto, deben destinarse programas educativos y de desarrollo para que los niños vivan en un entorno donde adopten dietas equilibradas con incorporación de frutas, verduras y pocas grasas, junto con una actividad física centrada en los deportes.

El Índice de Masa Corporal (IMC) también es un buen parámetro, aunque no absoluto, para que sepamos dónde estamos parados en relación a nuestro peso. Esta clasificación se calcula dividiendo nuestro peso por nuestra estatura en metros al cuadrado (IMC = peso [kg.]/ estatura x estatura [m2]). Si el resultado es entre 18.5  y 24.9 el peso es considerado normal; entre 25.0 y 29.9 sobrepeso; y más de 30.0 obesidad.

La decisión de cada uno para cambiar los hábitos está antes que cualquier complicación severa de salud o proceso quirúrgico para combatirla. Estar informados y saber escuchar al cuerpo dándole lo que realmente necesita para estimularse y vivir saludablemente es el método más efectivo para combatir no solo el sobrepeso, sino cualquier otro riesgo de sufrir afecciones en la salud.

Desde CAMEID , celebramos que existan estas fechas que motivan la generación de campañas de difusión para concientizar a la población sobre lo importante que es cuidar la salud física y mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s