Este 21 de junio comienza el invierno con sus días fríos que ya se hacen sentir. Y, por supuesto, también reaparecen las enfermedades típicas de esta época, como la gripe, la bronquiolitis, la bronquitis y la neumonía. Estas patologías afectan principalmente a los grupos más vulnerables: bebés, niños, embarazadas y adultos mayores.

¿Cuáles son los síntomas de alerta?

Generalmente, las primeras manifestaciones son el resfrío acompañado de fiebre, la presencia de tos seca, la dificultad para conciliar el sueño –sobre todo en bebés-, la falta de apetito y el decaimiento.

Si bien muchas veces se presentan como simples resfríos, hay que prestar mucha atención a los síntomas y buscar atención de un profesional de la salud.

¿Cómo prevenir?

Desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) estamos convencidos de que para prevenir hay que tener información. Estos son algunos tips fundamentales para evitar este tipo de enfermedades:

  • Ventilar diariamente los ambientes, ya sea dentro del hogar o en los espacios de trabajo. En el caso de los transportes públicos, lo ideal es abrir un poco las ventanillas para que circule el aire.
  • No fumar y mantener los ambientes libres de humo. En ese sentido, hay que resaltar que consumo de tabaco afecta a las vías respiratorias y que la exposición a su humo está asociada a complicaciones respiratorias. Esto se debe a que contiene metales pesados y sustancias cancerígenas.
  • Evitar la automedicación. Esto es importantísimo, ya que consumir remedios que no estén prescritos por un profesional puede producir intoxicación y ocultar los síntomas de la enfermedad. Como consecuencia se genera una dificultad para dar con un diagnóstico correcto, lo que puede empeorar el cuadro clínico.
  • Estar al día con las vacunas.

¡Cuidado con el monóxido de carbono!

En esta época de días fríos también son muy frecuentes las intoxicaciones por monóxido de carbono, un veneno que no tiene color, olor, sabor y no irrita los ojos ni la nariz. Según la Secretaría de Salud de la Nación, cada año se producen en nuestro país casi 200 muertes por inhalación de este tóxico por las estufas. ¿Cómo evitarlo?

  • Ventilar permanentemente los ambientes y mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados, aunque haga frío.
  • Observar que la llama de gas sea siempre de color azul (la llama amarilla es signo de mala combustión y generación de monóxido).
  • Si se usa brasero o estufa a querosén, apagarlos afuera de la casa antes de irse a dormir, siempre.
  • No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • En baños, dormitorios y ambientes cerrados solamente instalar artefactos de tiro balanceado, que son los que cuentan con salida al exterior.
  • Una vez al año, preferentemente antes de que empiece el frío, controlar las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa. Lo ideal es que lo haga un profesional autorizado.

Prevenir enfermedades y accidentes es posible, siempre y cuando estemos atentos a las señales del cuerpo. Por eso, desde la CAMEID insistimos en la importancia de conocer y tener información que nos ayude a estar en alerta. Y siempre, ante cualquier duda, recomendamos ir al médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s