El servicio de internación domiciliaria se instaló en nuestro país como un modelo superador de atención médica. Los motivos de esta revolución en el sector son contundentes: genera beneficios para el paciente, pero también para el sistema de salud en general. El beneficio más palpable de la Internación Domiciliara es que el paciente reciba la atención de un equipo multidisciplinario, preparado para brindar un tratamiento personalizado y adecuado a cada necesidad, pero en su domicilio. En ese sentido, la fortaleza de este sistema es su visión de prolongar y mejorar la vida del paciente en su entorno. Luego de años de implementación del servicio, en la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) detectamos que  hay una disminución de los impactos negativos que pueden ocasionar largos periodos de institucionalización, sobre todo las infecciones intrahospitalarias, que alcanzan a más de 1,4 millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este modelo de atención médica en el hogar, es el más efectivo para revertir esta tendencia. Además, el modelo de internación domiciliaria atenúa el desgaste psíquico, tanto del paciente como de su entorno. Esto tiene que ver con las diferencias entre atravesar un tratamiento en la cama de un hospital que hacerlo en su ambiente, con sus objetos personales y sus seres cercanos, donde se genera un ámbito mucho más amigable a la hora de enfrentar un proceso de curación. Y, por supuesto, esto deviene además en un alivio económico. Como dijimos, los beneficios no alcanzan sólo a los pacientes, sino que abarcan también a sus familiares, eslabones fundamentales en la atención y en su recuperación. De esta manera, su entorno tiene la posibilidad de acompañar cotidianamente el proceso de quien realiza el tratamiento, colaborando activamente en él. Por otro lado, hay que destacar que el acceso al servicio de internación en el hogar está incluido desde el año 2002 en el Programa Médico Obligatorio Nacional, por lo que todas las obras sociales (IOMA, PAMI o cualquier otra) están obligadas a financiar por completo el tratamiento de personas que requieran esta modalidad. La internación domiciliara genera una baja de los costos en salud en un 40% comparado con el paciente institucionalizado. En el mismo sentido, hay que tener en cuenta, es que el sistema de Internación Domiciliaria, ayuda a descomprimir el sistema de salud, liberando camas y generando vacantes en el sistema de salud Pública y Privada que ha alcanzado niveles de saturación que resultan nada favorables para los pacientes que cursan enfermedades que pueden ser atendidas en sus hogares. Lo cierto es que el principal objetivo que persigue cualquier servicio de internación en el hogar es generar mayor bienestar de quienes necesitan un tratamiento, de prolongar y mejorar la calidad de vida. Ese es nuestro motor en CAMEID y es lo que nos motiva a profundizar nuestro compromiso con la medicina, mejorando cada día elevando nuestros estándares de atención y acompañando siempre a aquellos que más nos necesitan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s