El deterioro cognitivo es como se conoce a la alteración de las capacidades mentales, específicamente de la función que comprende procesos tales como la memoria, el lenguaje, la orientación espacial y todos los aspectos que permiten a las personas conocer e interactuar con el entorno.

Quienes sufren este tipo de deterioro comienzan en general a presentar signos a partir de los 65 años.  Por otro lado, existen distintos grados, desde leve –que implica algunos problemas, pero no son determinantes para vida de los pacientes- hasta un nivel más avanzado, que implica que existe demencia. Aunque es importante aclarar que no necesariamente todos los pacientes devengan en un cuadro tan complicado.

Atención a las señales

Si bien actualmente no existe una cura o tratamiento para esta patología, detectarlo de manera precoz puede ayudar a ralentizar el deterioro. Para eso, es importante conocer y poder leer las señales que presenta. Las más obvias son el olvido de cuestiones cotidianas o la dificultad para hablar, específicamente problemas con las palabras.

Otro de los síntomas más comunes es la imposibilidad de recordar nombres o de mantener una conversación. También es frecuente olvidarse de dónde están los objetos de uso diario.

Cuando el paciente o su entorno empiezan a detectar una o más de estas señales, es importante tener una consulta con un profesional de la salud especializado que pueda hacer una evaluación integral del estado de la persona.

Cuidados especiales

La mayoría de las empresas que integran la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) atienden pacientes que presentan deterioro cognitivo, por lo que los equipos de profesionales de la salud que la componen están capacitados en los cuidados que requieren quienes lo padecen.

Lo primordial es intentar que la persona con deterioro cognitivo no viva sola, de manera de disminuir los riesgos. No obstante, si la compañía permanente no es una opción, es ideal que cuente con una supervisión, sobre todo en lo que respecta a la alimentación y a la medicación.

Otro aspecto a destacar es la planificación de las actividades cotidianas, lo que resulta fundamental para la orientación del paciente. En ese sentido, es muy importante realizar acciones que estimulen el cerebro y la memoria.

La atención y el cuidado de los pacientes con enfermedades degenerativas es una de las principales preocupaciones que tenemos quienes conformamos la CAMEID. Es en ese sentido que insistimos en la necesidad de que nuestros profesionales estén en permanente información y capacitación y en pos de eso trabajamos día a día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s