Los años suelen comenzar con muchas resoluciones personales, algunas vinculadas con el bienestar -como hacer dieta, comenzar una rutina de ejercicios- otras que tienen que ver con el desarrollo profesional –cambiar de trabajo, estudiar una carrera, aprender idiomas- y otras son planeadas en familia, como por ejemplo mudarse, agrandar el grupo familiar, comprar un auto.

Cada año nuevo se piensan distintos tipos de propósitos de año nuevo, sin embargo, en la mayoría de los casos estas listas no incluyen el cuidado de la salud. Existe una serie de controles que las personas deberían realizarse una vez por año y que varían según la edad y el género. Esto tiene que ver con que cada etapa de la vida presenta diferentes necesidades.

La clave está en la prevención

La medicina preventiva es importante para detectar posibles enfermedades o  cualquier tipo de anomalía en la salud de manera precoz. Sin dudas, esta es la forma para lograr un tratamiento mejor y más eficaz.

Lo recomendado es acudir a un médico de cabecera, que será quien determine los controles necesarios y derivará al especialista que corresponda. Los profesionales de la salud coincidimos en que un chequeo preventivo general tiene que, al menos, incluir los siguientes estudios:

  • Control de presión arterial
  • Electrocardiograma
  • Hemograma completo
  • Análisis de orina
  • Control de peso
  • Ecografía abdominal
  • Radiografía de tórax
  • Marcadores tumorales

Un control para cada etapa

Además de los análisis anuales rutinarios, en el caso de los mayores de 50, sean hombres o mujeres, se suele indicar un control de colon y recto, con el objetivo de prevenir o detectar cáncer. A partir de esta edad también se recomienda hacer estudios del tórax a quienes son o fueron fumadores y a quienes trabajan con productos tóxicos.

Por otro lado, un chequeo preventivo completo también debe incluir consultas con médicos dermatólogos, odontólogos, y oftalmólogos. Para las personas mayores de 40 años, las visitas a este especialista se sugieren cada dos años.

Otras especialidades

En el caso de los hombres, es importante que a partir de los 50 años visiten anualmente al urólogo para realizarse un examen de próstata.

Las mujeres deben acudir al menos una vez por año a un control ginecológico y los estudios a realizar varían según la edad. A partir de los 18 años, se les solicita un papanicolau y una colposcopia, para la detección precoz de cáncer de cuello uterino y lesiones precancerosas. A partir de los 25, se suman las ecografías mamarias y después de los 40 se agregan las mamografías.

La frase prevenir es mejor que curar no parece original, pero sin dudas es la mejor manera de vivir saludablemente. Por eso, desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) insistimos en  la necesidad y la importancia de realizar anualmente los chequeos preventivos. Como profesionales de la salud entendemos que la detección precoz de una enfermedad es la clave para una mejor calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s