Durante los últimos años se han experimentado algunos cambios de paradigma con respecto al modo en que médicos y otros profesionales del sector de la salud perciben la relación con los pacientes. De alguna manera, hay intentos por dejar de entender a la medicina como la atención de un órgano enfermo o una patología en concreto, para tratarla como algo mucho más profundo.

Quienes integramos la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) compartimos esa visión en relación a la perspectiva que deberían tener quienes integran nuestros equipos multidisciplinarios de profesionales a cargo de los tratamientos de los pacientes con internación domiciliaria.

Por supuesto que para profundizar este cambio de paradigma se necesita principalmente concientizar a los trabajadores de la salud. En ese sentido se encamina el trabajo que desarrollan desde la Fundación Dar Salud y el Instituto Juana Azurduy, vinculados a la CAMEID.

Los pilares de esta organización marplatense son educación, salud y concientización, y es en base a ellos que diseñan y desarrollan programas educativos, talleres y seminarios para profesionales del ámbito sanitario y de la educación.

Actualmente, están llevando a cabo cinco programas, que son desarrollados por personal de la fundación en instituciones públicas de la salud y de la educación de la ciudad de Mar del Plata, a las cuales acercan su misión de generar una cultura humanizadora de la salud.

Para cumplir con ese objetivo, desde la  fundación se generan campañas, talleres y cursos. Además, brindan su espacio a otras organizaciones para, de esa manera, multiplicar acciones sociales.

Otra de las metas de la organización es empoderar a la población, brindándoles la información necesaria para que tengan una mayor conciencia sanitaria y sobre la salud. En ese sentido, es importante el concepto con el que se maneja la fundación, que es que no se trata sólo de pacientes con una enfermedad o un punto focal que hay que tratar, sino que entienden a la salud como un sistema complejo donde convergen el aspecto emocional, el espiritual y el físico.

Desde Dar Salud resaltan la importancia de que tanto los profesionales que se forman en el Instituto Juana Azurduy como aquellos que realizan talleres y cursos en la fundación incorporen la idea de que si hay un desequilibrio en el área física es porque también hay un desequilibro en el área emocional y espiritual, siempre respetando todas las creencias.

En la CAMEID compartimos la visión sobre lo importante que es la humanización de la salud para generar un sistema donde se ponga en un papel principal el cuidado y el respeto hacia los pacientes con los que trabajamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s