Este 16 de noviembre se conmemora en todo el mundo el Día de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), una patología poco conocida y difundida, pero con un gran impacto a nivel mundial.

La EPOC no se trata sólo de una afección, sino que es un conjunto de enfermedades pulmonares que se caracteriza por la obstrucción de las vías aéreas y cuyo principal síntoma es la disminución de la capacidad respiratoria.

Esta patología es potencialmente mortal y lamentablemente hasta ahora no se ha encontrado una cura, aunque sí existen tratamientos que mejoran la calidad de vida de quienes la padecen y permiten una reducción del riesgo de muerte. Además de poder tratarse, la EPOC puede prevenirse, por eso es importante conocer cuáles son los factores de riesgo.

La causa principal de esta enfermedad, como de muchas otras afecciones pulmonares, es el tabaquismo, tanto para fumadores activos como para los pasivos. Existen otros factores de riesgo. Los más frecuentes son la contaminación del aire en espacios cerrados y del espacio exterior, la recurrente exposición a polvos y productos químicos y las infecciones repetidas de las vías aéreas inferiores durante la infancia, entre otros.

En nuestro país, la EPOC se encuadra dentro del marco que regula a las patologías incluidas en el Programa Médico Obligatorio (PMO). En ese sentido, las empresas que integramos la CAMEID asistimos diariamente a pacientes que la padecen. La mayoría, cabe señalar, son oxigenodependientes. Con ellos, el trabajo de nuestros equipos multidisciplinarios de profesionales de la salud se basa en mejorar día a día la capacidad vital respiratoria para, en consecuencia, disminuir el consumo de oxigeno requerido, logrando en muchos casos una recuperación significativa. Por ese motivo, a quienes formamos la Cámara nos parece fundamental el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno. De esta manera se logrará mantener a la enfermedad como crónica, sin que se reagudice.

Con respecto a la situación en Argentina, en 2015 se desarrolló una investigación llamada EPOC.AR, cuyo objetivo fue determinar la prevalencia de la enfermedad en el país. Además, se buscó establecer cuáles eran los factores de riesgo a nivel local y qué tratamientos hay instaurados.

Dentro de los resultados que arrojó la investigación, se destaca que del total de personas cuyos resultados fueron compatibles con EPOC, más del 80 por ciento aseguró que fuma o fue fumador. Otro dato significativo que demostró el estudio es el hecho de que son más hombres que mujeres.

Pero, sobre todo, esta investigación confirmó otro dato alarmante, el índice alto de pacientes subdiagnosticados. Por el tipo de síntomas que presenta, y en algunas ocasiones por la deficiente información sobre el tema, puede pasar que la EPOC no sea diagnosticada, o que sea mal diagnosticada. La consecuencia, entonces, es que se la maltrate, lo que puede devenir en la muerte del paciente.

En ese sentido, y como profesionales del sector de la salud, quienes integramos la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria (CAMEID) promovemos la realización de investigaciones clínicas e insistimos en la necesidad de que se difunda la información para la generación de políticas públicas que ayuden a prevenir enfermedades y mejore la calidad de vida de toda la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s