Es tipo de cáncer del sistema linfático,  que afecta a las células inmunes llamadas linfocitos (un tipo de glóbulo blanco) que tienen un papel fundamental en la activación del sistema inmunológico. Existen al menos 60 tipos diferentes de linfomas, el término agrupa numerosas patologías de distinto origen, comportamiento y tratamiento.

Su clasificación se da según el tipo de células inmunes que afecte. Los dos tipos principales de linfoma son: No Hodgkin, que representan casi el 90% de los casos y Hodgkin, aproximadamente solo el 10% de los casos tienen este diagnóstico. El linfoma Hodgkin se considera como una de las formas de cáncer con más opción a curarse.

Las causas de la aparición de este tipo de cáncer es aún desconocida, sin embargo se han logrado identificar algunos factores de riesgo. Como  la edad, principalmente luego de los 65 años. Sin embargo algunos tipos de linfomas tienen picos de incidencia en adultos jóvenes y niños. Es una enfermedad multicausal, probablemente algunos factores medioambientales, hereditarios y tóxicos contribuyan a la aparición de estas patologías.

El síntoma principal es generalmente la inflamación de los ganglios linfáticos, no relacionado a ningún proceso infeccioso que justifique la inflación. Suele ser indoloro y persistir en el tiempo. En algunos casos puede producir fiebres o sudoraciones vespertinas, cambios bruscos de peso, y otros síntomas muy variables. Los síntomas no son únicos de los linfomas, por lo cual es muy importante que ante su aparición consultar al médico de cabecera para ser evaluado adecuadamente.

El proceso de diagnóstico incluye la toma de una historia clínica para descartar otros problemas, palpar el cuerpo del paciente en busca de masas, y posteriormente realizar una biopsia del área. Los resultados de las biopsias junto con otro tipo de pruebas y exploraciones indicarán el tipo de linfoma y la etapa en el cual se encuentra.

Lamentablemente los linfomas no se pueden prevenir, sin embargo, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado ha ayudado a mejorar el índice de supervivencia. Los tratamientos son similares a los utilizados en otros tipos de cáncer (quimioterapia, radioterapia y consumo de medicamentos especializados), y en algunos casos son tratados con trasplante de células madre en combinación con terapia estándar.

En Argentina se estima que se dan alrededor de 600 casos nuevos por año de linfoma de Hodgkin y alrededor de 3.100 para linfomas No Hodgkin. La mortalidad para ambos sexos por estas patologías es de alrededor de 1.700 personas al año (agrupando tanto linfomas Hodgkin como Linfomas No Hodgkin). Y representan 4% en el país con respecto de todos los cánceres.

Como representantes del sector de la salud, quienes integramos la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria (CAMEID) , queremos destacar que Argentina está a la altura de centros de referencia mundial en cuanto a los resultados de sobrevida del cáncer. Esto se debe a que, como siempre señalamos, nuestro país tiene excelentes profesionales de la salud.

En esta fecha tan importante y significativa, desde CAMEID nos gustaría destacar la importancia fundamental de los controles médicos y familiares para la detección temprana de esta enfermedad. Descubrir a tiempo una patología es lo que ayudará a prolongar los años de vida y transitarla de la mejor manera posible. En ese sentido, acompañamos el objetivo de esta celebración, que es garantizar que todos los pacientes puedan tener acceso a un diagnóstico preciso y a un tratamiento adecuando, sin restricción geográfica ni social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s