Los accidentes cerebrovasculares son la primera causa de discapacidad en adultos, actualmente afecta a más de 17 millones de personas en el mundo y en Argentina existen aproximadamente 130.000 casos anuales.

Los ACV ocurren cuando el riego sanguíneo se interrumpe en cualquier parte del cerebro y la zona afectada no recibe el oxígeno necesario y entonces comienza a morir. Podrían darse de dos formas, por un coágulo de sangre que bloquee el flujo sanguíneo en una arteria (Isquémico), o también puede ser causado por el debilitamiento y/o ruptura de algún vaso sanguíneo en el cerebro (Hemorrágico).

Aunque no se puede predecir o diagnosticar cuándo ocurrirá un accidente cerebrovascular existen factores de riesgos que pueden incrementar la posibilidad de sufrir uno.

Dichos factores de riesgo se dividen en dos grupos, los que no se pueden cambiar (inmodificables), como un ataque previo, la edad, el sexo, la genética, padecer algunas enfermedades como cáncer, afección renal crónica o enfermedades autoinmunes, tener zonas débiles en una pared arterial o arterias y venas anormales y también válvulas cardíacas artificiales o infectadas.

El otro grupo son los factores que se pueden cambiar o mejorar (modificables), la hipertensión, el tabaquismo, la diabetes, enfermedades cardiovasculares, arritmias cardíacas, algunos tipos de dolores de cabeza, la obesidad, el sedentarismo, los trastornos respiratorios del sueño y el estrés.

Se debe poner atención y cuidado al control de los factores modificables, lo que permitirá llevar una vida más larga y saludable. A estos se les llama cuidados preventivos. Lo primero es asistir al menos una vez al año a controles médicos y chequeo general. Lo segundo es realizar cambios de estilo de vida, esto se logra adquiriendo una serie de hábitos y medidas que mejoraran la calidad de vida y la salud:

  • Dejar de fumar.
  • Controlar la presión arterial, de ser necesario con medicamentos.
  • Hacer una dieta baja en grasas, reducida en sal y con un importante consumo de frutas y verduras.
  • Mantener un peso saludable comiendo alimentos sanos y consumiendo porciones más pequeñas.
  • Limitar el consumo de alcohol y no consumir drogas ilícitas.
  • Mantener en valores normales la glucemia, el colesterol y los triglicéridos.
  • Realizar de 30 a 40 minutos de actividad física todos los días.
  • Controlar la diabetes.
  • Incorporar a la dieta más semillas, cereales y fibras.
  • Evitar el estrés, tomarse un tiempo personal, ya sea para viajar o para fomentar hobbies.
  • Evitar los alimentos con: grasas saturadas, grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas.

Sin dudas, se trata de un mal incapacitante, que coloca al paciente en una situación de dependencia para la satisfacción de las más elementales necesidades de la vida diaria, es por ello que las empresas que integramos la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) ofrecemos servicios de calidad superior donde los pacientes cuentan con la asistencia personalizada de un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, preparado para cubrir todos los aspectos y necesidades fundamentales del paciente.

Como siempre enfatizamos desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID), la mejor manera de tratar y controlar una enfermedad es prestando atención a las señales que nos envía el cuerpo y acudir al médico ante cualquier cambio visible.

One response to “Accidente cerebrovascular (ACV) prevención y cuidados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s