Dentro de las patologías respiratorias crónicas, el asma está definida por los profesionales de la salud como una de las más comunes. Tal es así que, actualmente, en Argentina afecta a casi 900 mil personas.
Durante el mes de mayo hay una celebración a nivel mundial que apunta a que los pacientes tomen conciencia de la enfermedad y de que está en sus manos controlarla, como indica su lema. Para este año, se incorporó un nuevo mensaje, haciendo hincapié en que siempre se está a tiempo de sanar: “Nunca demasiado pronto, nunca demasiado tarde”.
Como siempre enfatizamos desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID), la mejor manera de tratar y controlar una enfermedad es prestando atención a los síntomas y señales que nos envía el cuerpo. Para eso, es importante conocer aspectos básicos de esta patología.
Como punto de partida, hay que señalar que quienes sufren de asma suelen alternar  períodos en los que no se presenta ninguna sintomatología, con otros momentos de crisis, que son generalmente durante el invierno y la primavera. En las etapas más críticas, los síntomas pueden aparecer varias veces al día, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.
Generalmente, las principales manifestaciones de esta enfermedad son la falta de aire, la sensación de ‘pecho cerrado’ –dolor u opresión pectoral-, la fatiga y la tos. En algunas ocasiones, la respiración se torna ruidosa, y que produce sonidos similares a silbidos y/o ronquidos.
Cabe señalar que si bien la tasa de mortalidad producto del asma disminuyó significativamente en los últimos años, aún se registran casos de personas fallecidas como consecuencia de esta enfermedad. El problema que los especialistas señalan al respecto es que los pacientes suelen interrumpir los tratamientos al notar mejorías, lo que significa un grave error.
Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es que el principal factor de riesgo de padecer asma son las sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias. En ese sentido, los especialistas recomiendan evitar sustancias irritantes o alérgenos, realizar ejercicios respiratorios, no fumar y mantenerse alejado del humo del cigarrillo y aprender a reconocer y a actuar durante una crisis de asma, entre otros.
Desde nuestro lugar como profesionales de la salud, quienes integramos CAMEID insistimos en que frente toda enfermedad, la clave es aprender a reconocer los síntomas, seguir los consejos de los especialistas y, ante cualquier señal de alerta, pedir una consulta médica. Como siempre señalamos, el mejor tratamiento es la prevención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s