Faltan pocos días para la llegada del verano y, con él, las altas temperaturas a las que nos tiene acostumbrados. Es una época en la que son frecuentes los golpes de calor y la deshidratación, por lo que es importante estar atentos los principales grupos de riesgo, que son los niños y las personas de la tercera edad.

Los golpes de calor se producen a partir de un exceso de la temperatura corporal, que alcanza más de 40º y los mecanismos del cuerpo para regular el calor no alcanzan a dar respuestas. Es importante saber cuáles son los síntomas, ya que puede tener consecuencias graves para la salud.

Los signos a los que hay que prestar atención los días de mucho calor –además del aumento de la temperatura corporal- son el aceleramiento del pulso, excesiva sudoración al principio y luego falta de ella, somnolencia, mareos, fatiga y sed intensa, náuseas, vómitos y/o calambres musculares y enrojecimiento y sequedad de la piel.

La deshidratación, por su parte, ocurre cuando el cuerpo no tiene la cantidad necesaria de agua, líquidos o sales minerales, como puede ocurrir por ejemplo cuando hay un exceso de transpiración. Sus síntomas más característicos son la sed intensa, labios y piel seca, mareos, fatiga, dolores corporales, sobre todo cefaleas o en las extremidades, entre otros.

En los días de altas temperaturas, la atención tiene que centrarse sobre todo en los niños menores de 5 años y en lo adultos de más de 65. Esto se debe a que sus cuerpos tienen menos capacidad de responder a los cambios de clima.

Desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) instruimos a los profesionales que atienden personas con tratamientos en sus hogares para que estén controlen los aspectos necesarios para el correcto cuidado que tienen que tener con sus pacientes en los días de altas temperaturas.

El principal cuidado es la ingesta permanente de líquidos, y más si se van a realizar actividades físicas, las que hay que evitar en los momentos de más calor-. En ese sentido, los mejores momentos del día son a la mañana o al atardecer. Es muy importante beber agua antes, durante y luego del ejercicio.

También se debe protegerse del sol y evitar la exposición en las horas más intensas, que son entre las 11 y las 16. En caso de tener que salir, es recomendable usar protectores solares y sombreros, gorras o sombrillas. Hay que tener presente que en ese horario es mejor permanecer en lugares frescos o con aire acondicionado.

El otro aspecto fundamental tiene que ver con la alimentación. Es muy importante consumir comidas livianas y en cantidades pequeñas, incorporar frutas y verduras y, por supuesto, evitar tomar alcohol y bebidas calientes.

A pesar de lo agobiantes que pueden ser los días de calor, si se toman los cuidados necesarios, es posible disfrutar del verano de una manera saludable. Desde nuestro lugar, quienes integramos la CAMEID  velamos permanentemente por la salud de nuestros pacientes y mantenemos firme nuestro compromiso con la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s