Un reciente informe de la Organización Panamericana de la Salud reveló que en Argentina el número de enfermeros es muy bajo, en comparación a la cifra que debería alcanzar.

Este no es un dato menor, si considera la importante función que tienen estos profesionales en el cuidado y la atención de las personas.Su labor resulta indispensable para la promoción de la salud.

Este valor se refleja también en el trabajo que tienen con las personas con internación domiciliaria. En ese sentido, cabe destacar que quienes acceden a este sistema de prolongación de la terapia en el hogar, en general son pacientes con patologías crónicas o invalidantes, que necesitan de la atención de un equipo multidisciplinario, preparado para acompañar el proceso de curación, atendiendo a todos los aspectos del tratamiento.

Cada vez más tratamientos, que hasta hace poco requerían de una internación nosocomial, hoy pueden ser realizados en el marco de la internación domiciliaria como la diálisis peritoneal, tratamientos de quimioterapia, transfusiones, laboratorios, entre otros. En ese sentido,la participación de enfermeros en el proceso de atención y curación es fundamental.

En el año 2008, la entonces ministra de Salud nacional, Graciela Ocaña, alertada por la baja de ingresantes al sistema de salud nacional y una marcada deserción en la carrera, lanzó el Plan Nacional de Desarrollo de la Enfermería, que pretendía formar 45 mil enfermeros. El resultado fue una gran camada de alumnos y una cantidad sustanciosa de nuevos profesionales para los años venideros. Sin embargo, no alcanzó el objetivo de  “un enfermero profesional por cada médico, de acuerdo con los estándares internacionales” que pretendía el Plan.

Desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID), estamos preocupados por las consecuencias que acarrea la falta de personal capacitado en enfermería, en todos los ámbitos del sistema de salud.

Nuevamente, la falta de profesionales, sumado a que, según  el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), “existe un 50% de deserción o desgranamiento del recurso humano en enfermería”, motivaron que en 2016 se lance el Programa Nacional de Formación de Enfermería (PRONAFE), instituido por el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación e instrumentado por INET.

La meta de este plan es formar 50 mil nuevos enfermeros, en un plazo de cuatro años, a fin de cubrir la creciente demanda de profesionales y, en paralelo, perfeccionar los niveles de formación para mejorar la calidad del trabajo que desarrollan.

Este Programa prevé fortalecer las instituciones técnico superior que forman enfermeros y tener injerencia directa en las trayectorias educativas de los estudiantes de la carrera.

En sintonía con las políticas de Estado, desde la CAMEID celebramos la medida y entendemos que para garantizar la calidad de atención de los enfermos es primordial incentivar la formación y capacitación de profesionales para que estén a la altura de las necesidades del sector de la salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s