En nuestro país, al igual que en el resto del mundo, cada vez son más las personas que se benefician del sistema de Internación Domiciliaria. Esta modalidad asistencial -cuya elección suele partir del médico tratante o de la persona enferma y su entorno- se asocia a la evidencia de que en general nos recuperamos o mejoramos nuestra calidad de vida cuando nos encontramos en nuestro contexto familiar, junto a nuestros seres más cercanos y, al mismo tiempo, gozamos de una atención médica y sanitaria personalizada, capaz de garantizar el cumplimiento de altos estándares de calidad profesional.

Entre los objetivos del sistema de Internación Domiciliaria se encuentra la continuidad de tratamiento en el hogar de la persona enferma, donde es asistida y tratada por un equipo multidisciplinario, preparado para acompañar su proceso de curación y rehabilitación, con un dispositivo apropiado para satisfacer sus necesidades. Este equipo de profesionales de la salud, compuesto entre otros por médicos y enfermeros, cuenta con un actor cuyo rol resulta fundamental: el cuidador domiciliario.

La figura del cuidador domiciliario es sumamente importante en contextos como el de la Provincia de Buenos Aires, donde la población a asistir muchas veces reside en sitios de difícil acceso. Además, su continua capacitación es uno de los aspectos fundamentales. En ese sentido, entendemos que debe ser una persona formada en distintas disciplinas vinculadas con la salud, con la asistencia y con el cuidado y la contención tanto de pacientes como de adultos mayores. Entre sus funciones se destaca el hecho de estar atentos a los signos de alerta que presente la persona a su cuidado.

En este punto, necesitamos diferenciar la figura del cuidador domiciliario o acompañante de la salud con la de las “personas de compañía”. La principal diferencia tiene que ver con que las tareas del cuidador están vinculadas específicamente a la asistencia integral, que comprende el cuidado personalizado y el soporte para realizar acciones como la administración de medicación, la ayuda con la alimentación y la prevención de accidentes.

Su labor permite que quienes reciben los cuidados vivan con mayor autonomía y puedan permanecer en la comodidad de su hogar, evitando el desarraigo familiar, las reinternaciones innecesarias o la transferencia a asilos de ancianos, lo cual puede afectar la salud del paciente.

Estos aspectos coinciden con los objetivos de la Internación Domiciliaria. Por ello, desde la Cámara de Empresas de Internación Domiciliaria de la Provincia de Buenos Aires (CAMEID) destacamos la importancia del rol que cumple el cuidador y la necesidad de que su actividad sea cubierta por las obras sociales, como parte del equipo de la internación en domicilio. Al respecto, cabe señalar que tanto IOMA como PAMI reconocen desde hace años esta figura como complementaria al servicio de internación en el hogar.

Por otro lado, nos resulta clave diferenciar el rol de los cuidadores con el de los enfermeros, ya que estos últimos tienen tareas muy específicas y una carga horaria limitada a esas acciones. El cuidador, en cambio, puede dar respuesta a las necesidades cotidianas de los pacientes, que pueden resultar muy pesadas, dependiendo de la patología.

En nuestro país, la formación de cuidadores se realiza casi exclusivamente en grandes ciudades, como la Ciudad de Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, entre otras. La distancia geográfica representa una dificultad para muchos cuidadores al momento de capacitarse y mejorar su formación.

En este marco, a través de las empresas miembro de la CAMEID implementamos un programa de formación permanente para el cuidador en el domicilio del paciente, a fin de dotarlo de las herramientas necesarias para su actividad. Se trata de una capacitación brindada por los profesionales que integran el equipo interdisciplinario: médicos y responsables de enfermería, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales y nutricionistas, entre otros.

Desde la CAMEID entendemos que la labor de los cuidadores es indispensable y por eso nos encomendamos a la tarea de formarlos y capacitarlos. El objetivo, como siempre, es poder dar respuestas a las necesidades de quienes más requieren de nuestra atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s